Sam Shepard, actor que conocemos gracias a su interpretación en la serie Bloodline ha muerto este domingo en su casa de Kentucky. Con 73 años el intérprete llevaba varios años sufriendo de ELA. Su aportación al mundo de la televisión es crucial especialmente en este último tiempo. Su familia se siente muy afligida con la